top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 27 de diciembre de 1979

00:00 / 01:04

Charla ID:

1979.12.27.M

Título:

¡O somos santos, o mejor irnos!

Duración:

0:33:59

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

San Juan Evangelista

Texto Bíblico:

Can 1: 1-3

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. Comentario a la vida de San Juan Evangelista. Referencia a la homilía del día anterior sobre lo esencial de nuestra vocación y la importancia de comprenderlo. El Padre comenta el inicio del Cantar de los Cantares. Las relaciones de Dios con nosotros son las que propone el Cantar. El amor de Dios trasciende y supera todos los amores humanos. Todas estas formas son formas participadas del Amor Divino. Si no comprendemos esto, estamos perdidos. Tendríamos que estar "borrachos" de ese amor divino. Hablad de esto con el Señor en vuestra oración. "Es tu nombre ungüento derramado". "Por eso te aman las doncellas". Amar a Jesús supone juventud, alegría. Los egoístas no entienden esto. El Padre leyó una cosa que le hizo gracia: como no entendemos el amor, solo vemos nuestra relación a Dios como sumisión. El ambiente que nos rodea es malo. Ayer su hermano le contó indignado que en el día de Navidad en TV pusieron una película obscena. Hoy sanciona el Rey la Constitución solemnemente. O nos tomamos en serio el amor de Dios o mejor irnos. En el fondo, hay un odio a Dios. Solo se puede combatir con un amor a Dios. Menciona a Tomás. No ser hombres de componendas. Si alguno piensa así, que se vaya. Uno se ama a sí mismo de muchas maneras. Por ejemplo cuando no se enfrenta a sus padres (menciona a Miguel), o cuando no es dócil, o cuando es perezoso, o cuando no tiene un corazón limpio. Las distracciones en la oración, cómo enfrentarse. Nos debería suceder "Quedeme y olvideme..." Menciona a Pedro y comenta que le dijo lo que significaría amar a Dios de verdad. Y si amáramos a Dios así, comprenderíamos la maldad del pecado. La misa también le preocupa mucho al Padre. Menciona a Tino. El alma de la misa es la inmolación de Cristo y mi unión en mi corazón con Él. Menciona a Juanito.

Comentario Técnico:

Regular calidad de sonido. Termina un poco abruptamente.

bottom of page