top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 20 de febrero de 1977

00:00 / 16:30

Charla ID:

1977.02.20.H

Título:

Querer a Cristo o estar enamorado de Cristo

Duración:

0:16:44

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 7º del Tiempo Ordinario (C)

Texto Bíblico:

Lc 6: 27-38

Comentario:

El Padre lee el evangelio del día siguiendo las rúbricas de la misa. Hemos escuchado el modo que debemos amar con cosas muy concretas. Es algo que nos puede parecer difícil e irrealizable. Este amor heroico hacia fuera, por ser difíciles, no pueden ser sino la efusión de un amor no menos grande por Jesucristo. Cuando uno está enamorado del Señor, estas cosas son la vida normal del cristiano. Mis preceptos no son pesados, decía el Señor. Nuestra vida debería transcurrir así. "El que vive en el amor permanece en Dios". El amor no es un silogismo cerebral. El amor nace del corazón. Es una atmosfera. Da sentido a nuestra vida. El mundo es distinto para aquel que vive en el amor. En la primera Carta de San Juan, "Amemos porque Él nos amó primero". En la Nacar Colunga se pone un paréntesis en esta parte de la Carta de San Juan y dice "Amemos (a Dios)". Para el que ama a Dios, la vida es alegría. "El que tiene al Hijo, tiene la Vida". El que no tiene al Hijo, ese no tiene la vida. "Yo he venido para que tengáis vida..." Una cosa es querer al Señor, y otra estar enamorado del Señor. El que está enamorado del Señor no se hace ningún raciocinio. Y esta es la causa de lo que hoy está sucediendo. Hoy se habla del compromiso cristiano, pero esto no es verdadero si no es la efusión de un amor efusivo a Cristo. Y por eso degeneran en puro odio. ¿Se puede vivir la pureza en nuestro mundo? No para el que no está enamorado de Jesucristo. Cuando el Señor le da la responsabilidad a San Pedro, le pregunta por tres veces sobre el amor hacia Él. Os decía el otro día: "Decidle al esposo que desfallezco de amor". Debe ser una muerte de amor. ¿Se puede morir de amor en un mundo lujurioso? Nuestra muerte es la muerte de amor. Vamos a decírselo en esta misa al Señor: Tienes que enseñarme a amar.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. Si se pone al público, hay que quitarle los primeros segundos iniciales. Transcripción corregida por Paulino.

bottom of page