top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 12 de diciembre de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.12.12.M

Título:

Algunos puntos esenciales que debemos aprender del Padre

Duración:

0:26:37

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 3º de Adviento (C)

Texto Bíblico:

Lc 3: 10-18

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre lee el evangelio del día. El Bautista le dice a la gente lo que tiene que hacer. Era un hombre respetado porque vivía conforme a lo que predicaba. Por tres veces, se repite la misma pregunta: ¿Qué es lo que tenemos que hacer? Hablaba de lo que vivía. Es la admiración que suscita quién vive lo que predica. No perdáis de vista que así va a transcurrir vuestra vida, diciéndole a la gente lo que tiene que hacer. Yo también me paso la vida diciéndoos a vosotros lo que tenéis que hacer según el modo que Jesús quiere lo hagáis. Tened cuidado porque lo que trato de enseñaros no es solo la práctica del plan de vida, sino que por encima de esas prácticas hay todo un espíritu, una manera de ver el mundo y los hombres. Esto es lo que tenéis que aprender. No es solo hacer la lectura espiritual y la charla, sino que hay que ser ordenado, darle primacía al estudio y a la oración. "Marta, Marta..." Yo no soy un hombre atolondrado. Por ejemplo, de mí podéis aprender ese amor al estudio y a la vida interior, estar al día en las últimas corrientes filosóficas y al mismo tiempo estar al día con las últimas recetas de cocina. La cabeza en el cielo y los pies en la tierra. El sacerdote es pontífice. Esto es lo que yo he tratado de inculcaros. Es curioso que toda esta gente que acudía al Bautista a preguntarle lo que tenían que hacer, luego el Bautista les decía que esto era solo el camino, porque él era un donnadie, porque lo fundamental es Cristo. Yo soy el precursor. El bautista contrapone su bautismo de agua al bautismo de Cristo. Del Padre hay que aprender también el buen estómago. Un hombre valiente, con tragaderas. Hay que ser así. Dentro de pocos días vienen vuestros hermanos de un lado y de otro, pensando que aquí se van a encontrar el núcleo de lo nuestro. Vienen con ilusión por vernos. Piensan que van a aprender de nosotros. Conviene que nos preparemos con ilusión. El Bautista fundamentaba todo en que vendría alguien detrás de él, que nos bautizará en el Espíritu Santo y fuego.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page