top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 12 de abril de 1978

00:00 / 01:04

Charla ID:

1978.04.11.M

Título:

El amor según Santo Tomás de Aquino y la situación actual del mundo

Duración:

0:32:06

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

El Padre lee y comenta una obra de Rafael Gomez Perez sobre el amor en Santo Tomás de Aquino. Decía Santo Tomás de Aquino que amábamos a alguien cuando buscamos el bien para él. Esto está en contra del amor lujurioso. Por eso el amor depende de la voluntad, según Santo Tomás. Amamos a Dios cuánto deseamos amarlo. Explicación de porqué nos cuesta amar a Dios y nos apeguemos a las cosas. "Sobre el amor se ha escrito mucho, pero no sobre el amor entrega sino sobre el amor interés". Entre uno y otro está la diferencia entre tratar al otro como persona o como cosa. La idealización del amor interés es lo opuesto al amor entrega. El otro no es utilizado nunca como un instrumento para mi utilidad. El amor entrega no excluye el amor pasión, pero sí el amor interés. La búsqueda en la oración de los gustos está en contra de esto. Dios purifica nuestro amor para que lo busquemos a Él, no a los caprichos. La situación de la Iglesia y del Mundo es muy grave y es posible que Dios nos llame a compartir su cruz de una forma muy peculiar. Yo sufro cuando os veo metidos en ese ambiente y lo difícil de los peligros en los que estáis metidos. Vosotros no sufrís, porque no veis el peligro. Ayer hablaba con él, su amigo el papá de Juan Carlos Guillermo, y cómo quería buscar un colegio bueno para sus hijos. El Padre le decía que la única garantía de sacar a sus hijos adelante es el ejemplo de los padres. La vocación de padres es la de sufrir. "El amor de Dios a los hombres es, en efecto, amor entrega, pero es difícil explicar cómo es este amor". Dios no tiene amor, sino que Es Amor. "...porque ya solo en amar es mi ejercicio". El Espíritu Santo es el fruto del amor del Padre y del Hijo. Cada uno de nosotros somos una historia, una misma vocación, pero singular. Por eso hay que evitar la tentación de tratar en la confesión, por ejemplo, a todos con una formula estereotipada. Cada uno de nosotros somos un mimo de Dios, una caricia de Dios, una obra de arte de Dios. "El mismo Dios ha inspirado palabras para comprender esto". Dios no puede olvidarse del hombre. Tiene una paciencia increíble. El Padre dice que hay dos misterios que él no puede comprender: la Santísima Trinidad, y la paciencia que Dios tiene con él. Nuestras meteduras de patas son también un truco de Dios para que nos demos cuenta de su Amor. "Es fuerte el amor como la muerte". La infidelidad es el no haber llegado a enamorarse nunca. El Padre dice que en la última meditación ya nos habló de que algunos de nosotros no nos habíamos enamorado de Dios. Sigue preocupado con esto. El secreto de la perseverancia es el amor y cita a "Camino". La palabra Amor ha sido hoy enfangada. Hay que purificar los términos.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. La meditación termina en el minuto 30:11 con la oración final, y luego vuelve a repetirse una parte de esta misma meditación.

bottom of page