top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 16 de marzo de 2009

00:00 / 01:04

Charla ID:

2009.03.15.HBil

Título:

La crisis de la Iglesia entendida como participación en la Cruz del Señor

Duración:

0:19:54

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 3º de Cuaresma

Texto Bíblico:

Lc 11: 14-28

Comentario:

El Padre da gracias a Dios por encontrarse con el grupo de New Jersey. En este país he encontrado el cariño y el afecto que en mi patria no me ha sido dado. Sus limitaciones del lenguaje le impiden expresar el amor que siente por ellos. Se siente mejor aquí que en su casa. Que Dios os bendiga a todos. El Padre narra el evangelio del día. La enemistad de los judíos contra Jesús fue constante. Y de ahí también a la Iglesia. Nosotros también compartimos esta enemistad del mundo. Vivimos en unos tiempos en los que la actividad del demonio contra el cristianismo es más intensa que nunca. O es la peor crisis o una de las peores de su existencia. Lo padecemos en nuestra propia carne. ¿Qué hemos de hacer? tal y como le preguntaban a San Juan Bautista. Ante todo, mantener nuestra fe en el Señor, y en la Iglesia. Las puertas del infierno no prevalecerán. Hoy día estamos conducidos por malos pastores y corrompidos. No podemos negar esa realidad porque la estamos sufriendo. Pero algo debe quedar claro: la jerarquía, aunque esté corrompida sigue siendo la jerarquía. No es la primera vez que la Iglesia está conducida por malos pastores. Y la Iglesia siempre ha salido adelante. Los malos pastores siguen siendo los pastores. No podemos prescindir de ellos. El Señor fundó la Iglesia jerárquicamente. No solo malos sino perversos pastores. No podemos separarnos de la jerarquía. Donde está Pedro, ahí está la Iglesia. Nos separamos de Pedro, nos separamos de la Iglesia. No tenemos misión de Cristo para fundar una Iglesia. Esto es un modo de compartir la cruz de Cristo. Hay muchos que critican los malos pastores y tienen razón, pero no tienen razón en separarse de la jerarquía. La única Iglesia verdadera es la Católica. Seguiremos soportando estos sufrimientos como parte de nuestra existencia cristiana. Cuando veamos que el mundo se ha vuelto loco, o que la fe está a punto de extinguirse, (la abundancia de la maldad hará que se enfríe el amor de muchos), no haremos pequeños los problemas, pero como decía Jesús "levantad vuestros corazones porque está cerca vuestra redención". Tened confianza, yo he vencido al mundo. "Si me persiguieron a mí..." La mayor gracia, participar de la cruz y de la muerte de Cristo. Estas pruebas que hemos de sufrir son al mismo tiempo oportunidades que el Señor nos brinda para que vivamos nuestra fe. Marchamos con él y Cristo estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. Marchamos por el mismo camino. No estamos solos. "Yo he vencido al mundo". Ocurre algo similar a la vida matrimonial. En la vida matrimonial pueden existir acontecimientos en las que aparezca una cierta desavenencia. Pueden existir problemas o principios de problemas. Pero es la oportunidad para que cada cónyuge muestre su amor por el otro. La esposa debe confiar y ser obediente al esposo. Y el esposo ha de demostrar el amor y el respeto a su propia esposa. "El que ama a su mujer ama a su propio cuerpo..." Y la esposa no es la servidora sino la compañera. La cabeza de la mujer es el esposo. San Pablo comparaba la entrega esta, con la entrega de Jesús a su Iglesia. Vivimos tiempos difíciles, y vendrán más difíciles, pero es la ocasión para demostrar su confianza en Él. "Yo estaré con vosotros..." Dos cosas: o estamos ya en los últimos tiempos, en cuyo caso los tiempos serán breves, o no estamos todavía, y entonces es seguro que la Iglesia superará esta situación. Volviendo al principio, me gustaría saber expresar mi cariño hacia vosotros. Y que mis palabras transmitieran cómo os ama el Señor. Os pido vuestras oraciones para los sacerdotes que afrontamos la más grande crisis de la historia. La fuerza de vuestras oraciones y la firmeza de vuestra fe. "Esta es la victoria que vence al mundo..."

Comentario Técnico:

Un tanto lejano el sonido. Homilía bilingüe. Se oye a los niños pequeños. Traducida por Lope. Antiguamente 2009.03.15H2, pero al ser bilingüe la he llamado 2009,03.15.HBil

bottom of page