top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 16 de mayo de 1981

00:00 / 01:04

Charla ID:

1981.05.15.H

Título:

El fruto de las folias y la primacía de la oración sobre el trabajo

Duración:

0:14:31

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

San Isidro Labrador

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre cuenta la historia de San Isidro cuando se iba a misa y los ángeles le trabajaban lo que tenía que hacer mientras celebraba misa. ¡Qué envidia decía el Padre! La primacía de la oración sobre el trabajo y la acción. En este ejemplo de San Isidro, hay que decir que cuando le damos el tiempo a la oración como prioritario, la acción no se va a quedar sin hacer. Era un hombre tremendamente trabajador. El trabajo hecho hasta el límite es tremendamente consolador. "He combatido un buen combate..." Es siempre extraordinariamente fecundo, no como producto del trabajo en sí, sino como fruto y bendición que Dios hace a ese amor. Dios bendice mi trabajo como fruto del amor. Yo soy la vida y vosotros los sarmientos... "Sin mí no podéis hacer nada" En mi oración le digo al Señor y me quejo: Cuando me pongo a escribir las folias, no te pido que me des ilusión por escribirlas, pero por lo menos quítame algo del tedio que me produce escribir. Es que vomito.... Esta oración nunca es escuchada. Y es que quizá el Señor quiera que ese trabajo si tiene que dar un fruto, sea por esa vía. La repugnancia que le produce escribir y hacerlo por un sentido del deber, es lo que hará que un trabajo que en sí mismo no tiene demasiado valor, sin embargo, Dios lo bendecirá. Estos grandes libros puntales de la historia de la humanidad, como "Las Moradas", y empezar por aquí y por allá, y no es que quiera discutir el valor genial del libro, pero puesto a examinarlo con lupa, la verdad ni literariamente ni bajo otro punto de vista, encuentro mucho allí. Yo lo descubrí de joven y era un libro genial. Escrito por la santa andariega entre fondas, carros. Preocuparos más bien por la respuesta y generosidad al amor de Dios. "El que permanece en mí..." No dice que debemos tener tesinas, o tesis doctorales.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page