top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 20 de septiembre de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.09.19.H

Título:

Continuación de la meditación del día

Duración:

0:06:53

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 25º del Tiempo Ordinario (B)

Texto Bíblico:

Mc 9: 30-37

Comentario:

Continuación de la meditación del día. Sigue con el comentario al Quijote. La escena del discurso de las armas y las letras es una de las mejores del Quijote. Un auditorio atónico que no comprendía lo que estaba diciendo. El Quijote que ha pasado a la inmortalidad es el Quijote loco. Nunca hubiera pasado a la inmortalidad si no hubiera estado loco. Ese discurso sigue sin ser comprendido como sigue sin ser comprendido el Evangelio. Hoy día la gente vive en la corriente general. Hay que vivir y decir cosas con palabras comprensibles para el mundo y la gente. “Ellos hablan del mundo porque son del mundo”. Lo que os quiero decir es que no importa que os sintáis navegando en solitario. Hay que tener un gran estómago. Fijáos el final que tuvo el hombre de la película de anoche, El Cisne. Ese navegar en solitario no es una broma. La soledad del sacerdote. “Mientras vivimos en este mundo vivimos ausentes del Señor”. Las vírgenes esperaban la llegada del Esposo. Yo creo que es ese el significado del canto del cisne al final de la vida. Es el encuentro definitivo con el Esposo. El Señor se sentía tremendamente sólo. “Padre ¿por qué me has abandonado?” Nuestra vida es así en ausencia del Señor. Cantaremos la canción del cisne si somos felices al Señor.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page