top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 9 de agosto de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.08.08.H

Título:

Epílogo a la meditación del día sobre el amor divino-humano

Duración:

0:09:19

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 19º del Tiempo Ordinario (B)

Texto Bíblico:

Jn 6: 41-45

Comentario:

Para uso interno. Sigue con su meditación de la mañana. Habla de cuánto nos quiere el Señor. Y cuánto nosotros queremos al Padre. Siempre pide para que ponga a un Padre que sepa llevaros al Señor. El Padre se da cuenta de que no sabe todavía amar. ¿Es Cristo nuestra vida? "El es nuestra vida". "Muero porque no muero". Cuando se cumple esto de morir por amor, entonces se cumple aquello de que "el que come mi carne vivirá para siempre". El paso de la vida imperfecta a la vida imperfecta. ¿Cómo es posible que la humanidad del Señor pueda ser la vida del mundo? El Padre se acuerda de aquellos pasajes del evangelio donde se acercan al Señor sólo para tocarle. El contacto con el Señor y con la humanidad del Señor produce la Vida. La Vida es Amar. El Padre se imagina como llegará a su muerte, al igual que cuando fue por primera vez a San Andrés o a América. ¡Qué bonito sería perder la vida! Menciona que cuando nos escapamos de la vigilancia de la Señora para hablar con el Padre, es porque le queremos al Padre. Pero este es un cariño piloto.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. Homilía que sigue la meditación del día.

bottom of page