top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 30 de julio de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.07.29.M

Título:

La humanidad de Cristo en conexión con la eucaristía

Duración:

0:39:24

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Santa Marta

Texto Bíblico:

Jn 6: 24-35

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre dice que es el evangelio que corresponde al domingo que viene. El hambre de amar y ser amado solo puede ser llenado por El mismo, con el Pan que le dará al hombre en la forma eucarística. Hay que luchar por el alimento que da la vida eterna y que sacia. Las cosas materiales no nos sacian. Lo propio del hombre es más que lo corporal. Necesitamos amar y sentirnos amados. El hombre necesita amar con amor de totalidad. El amor creado no satisface tampoco. El hombre ha sido creado para Dios que es la suma Belleza. Pero la belleza que ve en las criaturas es una participación de la Belleza, y el hombre las anhela, pero cuando la consigue, no le llena porque es participada. Lo participado no nos llena. Esta juventud francesa que buscaba las obras de San Juan de la Cruz, según le decía Juan Marín, es porque no le llena el amor creado. La clave está en el evangelio de hoy. El Padre explica su teoría del motivo de la Encarnación y lo conecta con la Eucaristía. Cualquier belleza creada puede ser amada, pero quedarse en ella, es un error. La Belleza en su máximo grado está en la humanidad de Cristo. El problema de los apegos se solucionaría con el trato de tu a tu con la humanidad del Señor. En el Cantar de los Cantares se dice que este es el amor que Dios quiere tener así. El Señor se dejó acariciar por la mujer. Juan reclinó su cabeza en el pecho del Señor. El Señor cogía a los niños y los sentaba. El Señor se hizo hombre para que pudiéramos entrar en contacto con el Señor. "Yo llevo en mi cuerpo los estigmas..." El Señor desea llegar a un contacto con nosotros incluso de corporalidad, la fusión, la intimidad. Lo que tratan de hacer los amantes humanos en el acto conyugal es un intento. Al Padre no le da miedo hablar de esto, y el acto conyugal es bello y es un deseo de posesión mutua pero es parcial. San Agustín decía que la Belleza es el esplendor del orden. Pero al Padre le parece que es algo más completo. El Padre ven en nosotros, no tanto la belleza corporal, sino la belleza de nuestra alma. La belleza es la manifestación del amor. Y solo se manifiesta en nosotros a través de la corporalidad. El hecho de la Eucaristía manifiesta un deseo de unión entre Cristo y nosotros. Nuestra devoción a la Eucaristía es muy pobre. El discípulo amado reclinaba su cabeza en el pecho del Señor. El Padre no sabe amar con abstracciones. Hay un episodio que nunca ha comprendido el Padre: "No me quieras tocar" Y la frase que sigue no la ha entendido: "Porque todavía no he subido hasta el Padre". Tal vez la clave esté en la relación de la subida de Jesucristo con el envío del Espíritu Santo. María Magdalena, por no haber recibido la infusión del Espíritu Santo, amaba a Jesús con amor humano pero no con el Espíritu Santo. No andaba lejos por eso la película de Jesucristo Superstar. No está mal amar a Jesus naturalmente, pero hay que amarlo así y también sobrenaturalmente. Si yo fuera capaz de amar en totalidad, amar la belleza creada no me crearía una perturbación. ¿Cómo podríamos amar a Jesus si no es también en un modo humano, con su corporalidad? El amor carnal es malo porque se queda a mitad de camino. En lo que tiene de amor, nos atrae, porque es bello. Aquí en la tierra nuestro amor a Cristo es hambriento y sediento porque queremos más. "Pastores los que fuéredes..." Es la dialéctica de la presencia y ausencia, del hambre que te hacer arder el corazón. "Oh cristalina fuente..." El no poder ver a Jesús como nos gustaría es un castigo. Y eso nos lleva al misterio del pecado. Somos tontos cuando no nos ocurre como a San Pascual Bailón. Vivimos como Santa Marta. El Cantar de los Cantares es la expresión de cómo Dios y el hombre se deben amar. Si entendemos esto daría lo mismo ir a Venezuela que a Argentina.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page