top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 2 de agosto de 1981

00:00 / 01:04

Charla ID:

1981.08.02.H

Título:

Despedida de los niños de Burgos

Duración:

0:05:45

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Domingo 18º del Tiempo Ordinario (A)

Texto Bíblico:

Rom 8: 35, 37-39

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre comenta la segunda lectura de hoy. Son muchas cosas las que nos pueden apartar del amor de Dios. San Pablo enumera alguna de las cosas. Pero al mismo tiempo asegura que ninguna podrá hacerlo si nosotros no queremos. "¿Quién podrá apartarnos....?" Según el apóstol estamos entregados al peligro y a la persecución, no en algún momento del día, sino durante todo el día. "Por tu causa somos entregados a la muerte..." El seguimiento a Jesús solo para los que tienen estómago. En todas estas cosas vencemos por el amor a Jesús. El amor a Cristo solamente nos podría ser quitado por nosotros mismos. San Pablo añade unas palabras muy consoladoras: "Ni la muerte, ni la vida..." La muerte también, no nos quitará el amor de Jesús y de nuestros hermanos. Tampoco la distancia. Ni tampoco ningún ángel, ni las potestades. Por eso, a la única cosa que habríamos que tenerle miedo es al pecado. "Persuadido estoy de que ninguna cosa nos lo quitará..." Esta misa es la última que decimos aquí con nuestros hermanos de Burgos que ya se van. Vamos a pedirle al Señor que nos una en una sola cosa con Jesús. Un solo corazón, una sola alma. Cuando nos separemos, seamos en efecto, un solo corazón y una sola alma. Más que nada en el momento de la misa. Y luego que se proyecte durante el día.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido.

bottom of page