top of page
< Regresar |

Charla

Charla del 15 de abril de 1981

00:00 / 01:04

Charla ID:

1981.04.15.C

Título:

La renovación de las promesas y el tema del estudio

Duración:

0:44:47

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Miércoles Santo

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. Diferencia entre promesas y votos. Que nadie renueve las promesas sin decírselo al Padre antes de la renovación. Se hacen en la misa del Jueves Santo. Mañana vienen nuestros hermanos. Del espíritu de las promesas ya hemos dicho muchas cosas. En cuanto a la pureza hemos hablado ya mucho, que se distingue un tanto de la castidad. De la obediencia, el Padre dedicó el año pasado en otoño, varias charlas. Y también la pobreza. Hay que vivirlas en espíritu y en profundidad. En la obediencia, no se vive el espíritu si solo se obedece al Padre, pero no a los otros hermanos que están por encima de mí. La obediencia en nosotros más que personal es institucional. Si no se obedece a Pedro Javier en el Pedregal, tampoco se obedece al Padre. El Padre hace referencia a una desobediencia de la noche anterior cuando la biblioteca estaba hecha un desastre. Llega mucho más que a la orden formal. No hace falta llegar a ella. Referencia a Octavio con su "Orden de Malta" referida a Carmen. Si se sabe que al Padre le gusta que estén los libros bien ordenados, y no obstante los libros se tratan a patadas, se está desobedeciendo. Referencia al cariño que el Padre tiene a las cosas, lo cual no es una manía frente a la teoría del palmo arriba, palmo abajo. Dios ha puesto al Padre para que aprendamos las cosas buenas de él. Y si no hacemos lo que el Padre quiere, entonces eso es desobediencia. Las buenas cosas del Padre las quiera asimilar. Estos detalles son importantes. Y lo mismo podemos hablar de la pureza y de la pobreza. Mañana cuando se la digamos al Señor, se la digamos en espíritu. Luego el Padre habla de los Jesuitas y ve las barbaridades que hacen hoy día y cómo el Papa trata de someterlos pero le es muy difícil. Y recuerda que San Ignacio fundó la compañía para ser obedientes a la Iglesia con el cuarto voto. Pide a Celestino que no se duerma. Y hoy día ¿cómo se ha llegado a esto? porque se ha perdido el espíritu poco a poco. El chiste del barbero. El Padre pasa a hablar sobre el día de mañana, Jueves Santo: nuestros defectos no deben ponernos tristes y amargados. Le pediría al Señor que se lo deis todo al Señor. Quemad las naves o romped las cadenas, con generosidad. Luego continuará nuestra lucha, pero esa generosidad inicial la bendecirá. Que sea sincera nuestra renovación de las promesas. Yo estoy muy contento. Le doy a gracias a Dios por vosotros. Cuando os riño, me da lástima. Todos sabéis que soy un tipo duro. Pero el padre que no castiga a sus hijos es porque no los quiere. Mañana quiero que os acordéis de aquéllos que no pueden estar con nosotros, los de América, los de Burgos, Daniel Ruiz y José Antonio. Y también nuestros hermanos sacerdotes, como D. Manuel. Menciona a Guillermo. El problema del estudio y la lectura. Risas. Siempre he sido un gran aficionado a la lectura y al estudio. Vosotros debéis ser aficionados a la lectura y al estudio. Los que sois inteligentes, cuando el Señor os pida cuentas, os va a dar un palo descomunal. Mañana también es el día del sacerdocio y de la caridad. Aquí termina la primera charla. El Padre habla la historia de cómo le dieron la beca para entrar en la universidad. Se hizo con concurso y oposición. D. Manuel Valle fue el presidente del concurso. Aquellos que tienen capacidad intelectual y no leen es una pena. Y no tendrán visión. Menciona a Lope, hablando con él sobre unos señores que no tenían visión. Tuve una gran suerte de tener Maestros en la universidad. La visión es el destello del genio. Entre nosotros hay gente muy lista. Por no tener visión, hay gente que quiere instaurar los seminarios clásicos. Pero los seminarios clásicos han muerto. Menciona a Juan Carlos y Ramón como monstruos de las matemáticas. Pero no tienen cultura, no tienen saber. No se puede saber teología sin saber la visión del mundo, y esto no se puede dar sin filosofía. Risas. Lo peor es no tener visión del mundo.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido, aunque el Padre ya está hablando por unos segundos cuando empieza la grabación. En el minuto 12 parece que le quita el papel a un caramelo y se lo come. En el minuto 33:14 parece que termina la charla, pero luego sigue la charla para hablar del tema de la visión y del estudio. Transcripción hecha con programa Notta.

bottom of page