top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 30 de septiembre de 1980

00:00 / 01:04

Charla ID:

1980.09.29.M

Título:

La semejanza a Dios por el amor

Duración:

0:27:31

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

El Padre lee un texto que está en francés y lo comenta, pero no logro ubicar cuál texto es. Nuestra vocación es hacernos semejantes a Dios por el amor. Nuestro amor es vivido ahora bajo la forma del deseo. "Nos hiciste Señor para ti..." Dios quiere que dejemos via libre a su entrada, a su entrega. El amor es absoluta reciprocidad. El Espíritu Santo es la donación. Usa el termino "ni puñetera idea" en el minuto 6. Este deseo de Dios es deseo de posesión. Pero estamos rodeados de deseos de cosas que no son Dios. Hace referencia a una charla que dio el día anterior pero no hay ninguna charla grabada el día anterior. Un deseo de cualquier cosa que no sea Dios, ahoga el deseo de Dios. El Padre sigue leyendo el libro y sale el libro de La Peste, de Camus, que dice el Padre que todos han leído. Olvidamos el objetivo principal. Se llega a la paradoja de una religión sin Dios. Y puede producirse a escala de toda la iglesia. Y se produce así una falta de vivir la vida. La gente no es feliz. Van al Pedregal y se aburren. Y es porque han puesto su felicidad en los cominos y son comineros. Nada más que hay una tristeza, la de no ser santos. La condenación del infierno comienza con el aburrimiento en la tierra. En lo nuestro quedaran los que entiendan esto.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page