top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 1 de junio de 1979

00:00 / 01:04

Charla ID:

1979.05.31.M

Título:

Comentario al final del Discurso de la Última Cena

Duración:

0:27:41

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Jn 17: 20-26

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. La unidad que pide para nosotros es la unidad entre el Padre y el Hijo. No es un reflejo de esa unidad sino es la misma unidad. El mundo tiene que ver que los discípulos son uno con el Padre y el Hijo. La oración es hablar de la gente pero con Dios. El Padre trata de explicar el versículo 22, del cual dice que es muy difícil comprender. La gloria es el esplendor del Ser. Y eso es lo que nos quiere dar a nosotros. Nuestros programas de acción son muy poca cosas comparados con los planes de Dios. El Padre comenta que al escuchar lo que ha pasado en el Congreso, se da cuenta de la futilidad de la política. El próximo domingo celebramos Pentecostés, precisamente, el Espíritu de Jesús que se tiene que manifestar en nuestra vida. El mundo no creerá en Cristo a no ser que vea la unidad en nosotros. Dios nos ha amado en totalidad. Comenta que le dijo a alguno de nosotros que haciendo lo que sabemos le damos una inmensa gloria a Dios. Cuenta que Miguel Angel Riquelme se rió del Padre porque después de contar un cuento a los chicos, ellos se fueron a jugar, y él le dijo que se había quedado sin público. Y el Padre le llamó y le dio una corrección fraterna. Dice el Padre que nos faltan agallas y no somos valientes.

Comentario Técnico:

El principio de la meditación se puede quitar si se pone al público. Buena calidad de sonido.

bottom of page