top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 1 de diciembre de 2013

00:00 / 01:04

Charla ID:

2013.12.01.H2

Título:

La llamada de la vocación a los niños

Duración:

0:59:45

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso privado por el estilo de hablar del Padre. Segunda homilía de este domingo. Homilía especial para los niños y los jóvenes nuestros. El Padre no habla del evangelio del día. El mayor regalo de Dios para un niño es la vocación del sacerdocio. Es el honor más grande que se puede recibir. La vocación la da Dios. No la dan los padres ni el sacerdote, sino solo Dios. No es frecuente que la llamada sea muy personal dirigida a él. La manera normal es la ilusión que el joven tenga por ser otro Cristo. "Que nadie se atreva a apropiarse este honor..." de la carta a los Hebreos. Al Padre el Señor le dio la vocación directamente. El Padre cuenta que cuando aceptó la vocación le dijo a Dios que no le permitiera si no fuera a ser santo. El Señor no le da la vocación a los más buenos. Se la da a los que más quiere. El Padre recuerda cuando era pequeño y tenía su pandilla y no le gustaba estudiar. Sin embargo, Dios le llamó a él. El Padre se ríe mucho de las campañas vocacionales. Menciona a Pedro Javier. La única motivación tiene que ser el amor a Cristo. El sacerdocio es ser otro Cristo. Y esto no es una metáfora. El Padre compara este amor y el amor entre dos amigos del alma. Desean parecerse el uno al otro. El Padre recuerda cuando se enfadaba cuando le decían de pequeño que fuera sacerdote. El Padre recuerda la frecuencia con la que comulgaba dependiendo de su relación con el Señor. Menciona a los diáconos que acaban de ordenarse. El que quiera ser sacerdote debe recordar que ser sacerdote significa ser perseguido. Historia de San Vicente Ferrer en Lorca. Lo que le pasa al sacerdote es lo que le pasó al Señor. Se necesita ser muy valiente. Los niños cobardones no sirven. Los niños mentirosos, tampoco. Recuerdos del Padre en el seminario y la soledad sacerdotal. La soledad sacerdotal significa estar solo en el mundo. Y esto por razón de la pobreza. Historia del chico que le dijo al Padre que no iba a verle porque tenía miedo de quererlo más que al Señor. "Yo estoy solo, pero no estoy solo porque el Padre está conmigo" decía el Señor. "¿Padre mío, porqué me has abandonado?" Cargó con nuestros pecados y con nuestras inmundicias. Historia del cura de Diario de un Cura rural, y su muerte. El Padre se emociona al expresar "y que más da, si todo ya es gracia". La soledad sacerdotal es una realidad. Vuestra vida sacerdotal tiene que terminar en un puro fracaso. Narración de la vocación de los hijos de Zebedeo. Tenéis que ser valientes. Si ahora somos gandulazos, no podremos ser sacerdotes. Hay que amar a Dios. Menciona su capítulo del Cantar, "Amar o estar enamorado". Ser sacerdote es vivir la misma vida de Jesús. Fracaso para dar frutos. "El grano de trigo..." Historia de la monja que tenía fama de santa y fue el sacerdote a preguntar "¿quién es la santita?" y ella levantó la mano. 1 Cor 4: "Pienso que Dios nos ha presentado a los apóstoles como lo último del mundo..." El Padre recuerda la navidad en Venezuela con su coche de siete manos. Historia del ciego y la hoja del rosal. "Llevo en mi cuerpo las señales de Cristo..." El Padre vuelve a emocionarse de nuevo al hablar del parecido con Cristo. En la carta a los Romanos, capítulo 8, 25: "¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo?..." El Padre avisa que se está haciendo muy largo y que lo vamos a dejar para seguir otro día. Al Padre le duele no haber tenido un amor perfecto a Cristo. La muerte de San Francisco. Mención al libro "The Perfect Joy of Saint Francisco". Hoy día la imagen del sacerdocio es tan mala que no hay vocaciones. Historia del sacerdote que le preguntó cómo hacían los niños pequeños oración. Historia del niño subido al sagrario en San Andrés. Y de otro niño que llevaba unos pinchos debajo de la camisa. Termina hablando el Padre sobre el 1er domingo de adviento.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido

bottom of page