top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 18 de noviembre de 2009

00:00 / 01:04

Charla ID:

2009.11.18.HBil

Título:

Las aventuras del Padre en Tambo

Duración:

0:23:06

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. Ayer hablábamos de la vida del sacerdote. El sacerdote como hombre llamado a ser otro Cristo en la tierra ha de sufrir las vicisitudes del Señor trasladado a su vida propia. El sacerdote es un hombre de aventuras. Recuerdos del Padre en Tambo. Sus indios humildes y pobres, pero amaban a Jesús con profundidad. Tenía que recorrer las montañas para ver a los indios. Andar a caballo con mucho cuidado y no tener miedo. La historia del Padre para asistir a una india que estaba enferma en una choza. Se encontró a una mujer de 50 o años, tendida en el suelo. No había médicos ni farmacias. El Padre le dio los últimos ritos. Y luego entraron los familiares y le pidieron llorando que si tenía alguna medicina para aliviar los dolores. "No soy médico..." Os doy el consuelo del cielo. Me fui bañado en lágrimas. Este evento se repitió muchas veces. Os cuento esto porque vivimos aquí en la sociedad del bienestar, pero hay mucha gente pobre y sufre mucho. Los indios y la misa del domingo con el Padre. Os podría hablar de las colas del confesionario. Las horas en el confesionario. Se iba a dormir por un par de horas. Y también le llegaba un grupo de indios durante el confesionario para ir a ver a un enfermo. Y se dejaba a la gente en el confesionario para irse cuatro horas o cinco a caballo. Lo hacía con cariño y le daba paciencia. Le adoraban. Historia de cuando iba a caballo y los indios no quisieron seguir la ruta en un desfiladero. Los indios amaban al Señor. Se confesaban con una gran sinceridad. Recuerdos de su rectoría en Tambo y de su dormitorio. No os puedo contar todas las aventuras que me pasaron. Historia del niño que fue enviado para ser su siervo. El frío de las noches. Las mantas para cubrirse. Fueron las experiencias más agradables de mi vida. Me fui con el corazón destrozado. Os digo estas cosas para que veáis como la pobreza no es un obstáculo para amar a Jesús. Y también que el sacerdote, aunque sea pecador, pero cuando tiene la voluntad de ser bueno, aparece ante la gente como un testigo de Jesús. El Padre los trataba como niños a los indios. Historia de cuando los indios se emborracharon. ¡Quedan prohibidas las fiestas! Haremos cosas más maravillosas de las que el Señor realizó.

Comentario Técnico:

Sonido que se oye de lejos. Charla Bilingue en USA traducida simultáneamente por Lope. Esta homilía no está en las carpetas originales de D. Carlos Prats.

bottom of page