top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 7 de noviembre de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.11.06.H

Título:

El equilibrio entre los canuteros y los de manga ancha

Duración:

0:07:23

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Sábado de la 31ª Semana del Tiempo Ordinario (Ciclo II)

Texto Bíblico:

Fil 4: 10-19

Comentario:

Para uso privado por el estilo de hablar del Padre. Esta homilía es una continuación de la charla que acaba de dar este mismo día. Lo que acaba de decir el Padre arriba solo lo han podido entender los mayores. Pocas personas son equilibradas. Hay que profundizar y luego hay que mantenerse en una postura equilibrada, entre los canuteros y los que dicen que todo es bueno. Leía la recensión del Padre Congar y le daba pena porque este sacerdote es del extremo de que todo es bueno, por ejemplo, el ecumenismo. Irse a un extremo o al otro es muy fácil. El Apóstol, que tiene una mentalidad sana, decía: "Yo he aprendido a arreglarme en todas circunstancia: en la abundancia y en la pobreza..." "Todo lo puede en Aquel que me conforta". Esta actitud es tan difícil que cuando alguien es así es un genio. Pero el Padre dice que no tendría que ser tan difícil: tener una actitud abierta, ecclesial, etc. Se consigue por el camino de la humildad, el amor a la verdad, la oración, la pureza de corazón. Por esta senda se llega a esta actitud. Nos acercamos a Dios que es la Verdad. Conforme nos acercamos a la Verdad, nos acercamos a la luz. Si nos alejamos, entonces tenemos un cacao de color obscuro. Y no ser cerriles. Los hombres humildes no son cerriles. Los cerriles se creen que son la norma. La norma es Dios. El cerrilismo y la virtud no suelen ir juntos.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido.

bottom of page