top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 24 de octubre de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.10.23.M

Título:

Como enseñar a los niños a amar al Señor

Duración:

0:19:48

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Jn 13: 1-3

Comentario:

"Habiendo amado a los suyos, los amó hasta el fin". No terminamos de entender esta expresión "hasta el fin". El evangelio hace ver que este amor es especial para los suyos. Hay algunos a los que de una manera especial el Señor les da su corazón. El Señor espera que le amemos hasta el fin. Esto supone muchas cosas que se puede resumir en una sola: la pérdida de la propia vida. Estos hermanitos nuestros que van a compartir el día y el fin de semana deben ver en nosotros esta manera de amar y de ser generosos. Esto supone una multitud de sacrificios, la pérdida de la propia vida. Al lavarle los pies a los discípulos, relaciona el amor con el servicio. El amor al Señor y el amor a nuestros hermanos está vinculado a la entrega y la donación, y la pérdida de nuestra vida. El camino que estos niños tienen para seguir a Jesús somos nosotros. Explicación de la respuesta del Señor cuando San Pedro no quería que le lavara los pies. El amor verdadero se muestra en el servicio. La prueba del amor está en dar la vida. Debemos volver a la carga cada día. No es suficiente que estos niños que vienen vean que los queremos. Esto es solo un sentido horizontal. Tienen que ver que nosotros amamos al Señor. Así ellos se sentirán contagiados. Cuando pienso en los niños que van a venir, o con los niños de los que habla Paulino en Cuenca los cuales conocerán a Juan Andrés, le dice al Señor que ellos le amarían al Señor si el Padre supiera hablarle a los niños del Señor. Nosotros también tendríamos dificultad de hablar de una persona a la que queremos. Y el Padre se enfada con el Señor porque no sabe cómo hablar de Él. El sistema no es hablarle a los niños del Señor, sino que uno quiera mucho al Señor. Y esto se ve en la capacidad de sacrificio. Los niños perciben esto porque están bautizados y tienen las virtudes infusas. "Os habéis quedado revestidos de Cristo..." Si yo amara al Señor sería un detonante para que estallara esas virtudes en el corazón de los niños. Los niños bautizados tienen la imagen de la vida del Señor.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. En el minuto 9 el Padre interrumpe la charla y dialoga con alguno porque se había ido la luz en el Pedregal. Continua la meditación en el minuto 9:29. Suena el timbre del piso de Murcia al final de la meditación y el Padre termina un tanto abruptamente.

bottom of page