top of page
< Regresar |

Charla

Charla del 26 de julio de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.07.25.C

Título:

La obediencia en lo nuestro

Duración:

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre habla de la obediencia y con ejemplos muy concretos. Cuenta que cuando era joven, tuvo unos jefes en el seminario, y luego cuando se ordenó, sus jefes eran buenos, virtuosísimos, pero no con tantas luces como hubiera sido de desear. Le pasaron barbaridades. Por ejemplo, cuando le decían que no fuera a la biblioteca en el Seminario. Y cuando pidió un tiempo extraordinario para estudiar tanto la carrera como el seminario, y le dijeron que no, y nunca desobedeció. Cuando el pidió a su cura que no le enviara a la huerta porque era un fangal y solo tenía un abrigo. Cuando no le dejaban predicar, y jamás se le ocurrió desobedecer. El demonio nos engaña mucho en esto. El Padre pone ejemplos de cómo deberíamos obedecer: el que es un macar, si el Padre le dice que coma más y dormir más, debe obedecerle. No vale la excusa de que "tengo que imitarlo a usted". Risas con un ejemplo de Carlos Prats y lo que come el Padre. Le he dicho a Daniel y Octavio que coman en el cuartel, y no corriendo. Muchas risas. Somos seres humanos, Dios no nos hizo ángeles. Y debemos pagar el tributo de que tenemos un cuerpo. Alguno de mis hijos, creyendo que está imitándome a mí, no me está imitando a mí. Yo he sido siempre obediente, y heroicamente obediente. El mismo hecho de irme a América. Mis hijos y Carmen se quedaron solos. Ser obediente en lo más difícil del mundo. Cuando se confiesa con D. José y le pide dormir en el suelo, entonces obedece a D. José. Le decía a Lope y se moría de risa: comer lo estricto es mucho más difícil que no comer nada. El demonio se mete por medio haciéndole creer a estos chicos que le imitan a él, fomentando el amor propio. La desobediencia en las cosas pequeñas conduce a la desobediencia en las cosas gordas. "El que es infiel en lo pequeño..." Los cabezones en cosas menudas acaban estropeándose. El Padre comenta que le dijo a Carlos que no se cortaran las ramas de un árbol, no se lo exigió, pero se lo comentó, y al final Carlos, siguiendo el consejo de Justo, corto las ramas. Esto es extremadamente peligroso. Cuando Carlos llegue a ser cura, o Juan Andrés y tenga que hacer cosas, meterán la pata. Menciona a Salvica, que tiene en su idea que sabe más de cine que el Padre. Tuvimos que tener a Daniel encerrado en la casa por desobediente. No son dóciles, no han asimilado nuestro espíritu. Si Daniel y Octavio siguen con su estilo, no voy a tener a nadie. ¿Cómo los puedo mandar a Buenos Aires si son becerrilles? Los puedo poner al lado de Lope que tiene carácter. Pero no tengo muchos Lopes. Este es uno de los problemas que más me hacen sufrir. Tengo gente estupenda, pero no me han entendido. Si Tavi y Daniel siguen siendo su sistema, no los voy a poder mandar a ninguna parte. El problema está no en que uno sea más listo que yo, sino en que no hay humildad. Toda nuestra mortificación tiene que pasar por el filtro de la obediencia. No hay dos santidades iguales, pero estamos llamados a vivir un mismo espíritu. Comenta que la Señora le dijo que a uno de los chicos le iba a dar un telele porque estaba comiendo lo mismo que yo. Estamos llamados a la mortificación y a la obediencia, pero cada uno según la circunstancia del momento y según el criterio de tu director espiritual. Dios bendice la obediencia. O entendéis esto, o fracaso espiritual tanto individual y como grupo. La gente que se plantea que es más lista que yo, es menos lista que yo. El problema no es ser más listo, sino ser más humilde. Mala cosa cuando la obediencia es violenta. El gran secreto para obedecer es querer mucho a la persona que nos manda, y para ello, querer mucho a Dios. Si Juan Andrés y yo estamos muy identificados, no hay ley ni mandato. Los cerriles, los cabezones, los que hacen su voluntad, no llegarán a ninguna parte. ¿Que Julián es más listo que yo y me obedece? Entonces tendrá mucho fruto. La docilidad extrema. El demonio no puede con los humildes.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. La grabación empieza cuando el Padre ya está hablando.

bottom of page