top of page
< Regresar |

Meditación

Meditación del 23 de julio de 1982

00:00 / 01:04

Charla ID:

1982.07.23.M

Título:

Puro del Padre a los chicos que han venido al Pedregal

Duración:

0:26:03

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Mt 13: 1-23

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre lee la parábola tanto del Evangelio de Mateo como de Marcos. No tenemos que calentarnos la cabeza porque el mismo Señor explicó el significado. Habla de quién puede ser el Sembrador, y menciona las charlas de Lope y Juan Andrés. Y menciona que mañana se van los de Burgos. Es un puro a los chicos del Pedregal. Comenta primero aquellos que oyen la palabra de Dios y les sale por el otro oído. Son aquellos señores que ya están predispuestos contra lo que el Señor les pueda decir. En los niños de ahora, esto me causa una gran tristeza. El Padre lanza un puro sobre algunos que han venido de vacaciones sin querer hacer caso. Una vez que salen del Pedregal, se portan como personas de la calle. Es penoso ver que hay niños que ya han tomado su decisión frente al Señor. Luego pasa a la semilla que no tiene raíz. La reciben con alegría, pero por poco tiempo. Son los niños buenos que nunca se han sacrificado y no tienen voluntad. Comenta que en el Pedregal ese verano tuvieron un borrego y lo tuvieron que sacar porque están hechos para vivir en manadas. Vicente va donde va la gente. Es igual que los cerdos. Luego pasa a la semilla que cayó entre espinas y zarzas. Los chicos buenos, que tenían su voluntad, tenían base, pero se dejaron embaucar por las cosas de la vida. Y luego pasa a los que reciben la palabra de Dios y dan fruto. El Padre está convencido de que para que la Palabra de Dios de fruto hace falta que previamente haya tierra buena. Comenta que le dice a Lope y a Juan Andrés que le hablen a los niños pero que no harán mucho caso aunque os matéis. Confía que algunos de los chicos harán más caso de lo que él está diciendo. Aunque sea uno solo, valdría la pena. Las convivencias del Pedregal sirven para conocer al Señor. Y para aprender a conocer un poquito a la gente. Hemos tenido que convivir todos juntos, al igual que decía el Señor, que la cizaña creció con la buena semilla. Los tres o cuatro que sigan, esos serán los verdaderos felices. Cuando el Padre se encuentra con algún chico de los que estuvo con nosotros y ya son mayores, con cara de diarrea, y hacen como que no nos han visto, es que en el fondo tienen esa conciencia de tristeza.

Comentario Técnico:

Mala calidad de sonido. Se oye el piar de los pájaros muy alto. Y la voz del Padre como en la distancia. Pero se puede entender, aunque en algunos momentos se hace difícil.

bottom of page