top of page
< Regresar |

Homilía

Homilía del 31 de mayo de 1981

00:00 / 01:04

Charla ID:

1981.05.30.H

Título:

La manifestación del amor verdadero

Duración:

0:14:14

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Sábado de la 6ª Semana de Pascua (Ciclo I)

Texto Bíblico:

Jn 16: 23-28

Comentario:

El evangelio de hoy es extraordinariamente fecundo. Esta mañana veíamos como la verdadera amistad se podía fundamentar en algunos textos del discurso de la última cena. La dirección espiritual bien llevada, sinceridad total, ausencia de secretos entre amigos son cosas que el Señor nos lo había dicho claramente. Si hay amistad verdadera, hay ausencia de secretos. Y esto abre el camino para una buena dirección espiritual. "Yo ya no os llamaré siervos..." Fijaos en el verbo saber. La amistad verdadera no tiene secretos. En el evangelio de hoy tenemos la misma enseñanza. "Pedid y recibiréis..." La insistencia sobre la necesidad de que sus discípulos tengan una alegría completa. Es insuficiente vivir contentos o muy contentos. Nuestra meta es la alegría completa. Cuando yo era jovencito me tomaba estas cosas al pie de la letra, pero mal. Me creía que bastaría pedir algo a Dios, y que Dios te lo concedería automáticamente. Al hacernos mayores, nos damos cuenta que no es así. No es una fuerza mágica. Es más bien el intento serio, compatible con nuestras deficiencias, por ir pareciéndonos a Jesús. Cuando el Padre nos mire y vea ese intento serio, y vea la imagen de su Hijo en nosotros, un solo corazón con su Hijo, la misma alma de su Hijo, produciéndose una identificación de vidas, entonces Dios Padre nos concederá todo lo que le pidamos y nuestra alegría será completa. El intento serio se tiene que ir haciendo realidad en nuestra vida. "Llegará un día en que no os hablaré en parábolas..." Pero en el camino, "Bienaventurado el varón que sufre la tentación..." Nos vamos gastando y desgastando. Nuestro cuerpo se va desmoronando. Pero nuestro espíritu más joven. "En aquel día pediréis en mi nombre..." "Ya no soy yo el que vive..." "Vosotros mismos pediréis al Padre..." Ya no habrá intermediario. Esto es lo que nos quiere decir el Señor. "En aquel día..." Es un futuro... Pero aquel día será muy bonito. Hasta nuestras deficiencias serán bonitas. "Todo es gracia". Ahora al final de la misa, cuando hagamos nuestra consagración a la Virgen tiene que ser muy sincera. El mundo y la Iglesia no están para bromas.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. Transcripción hecha con programa Notta. Homilía dada en Madrid pues al final van a hacer la consagración. Y en Murcia la consagración se pospuso dos semanas después.

bottom of page