top of page
< Regresar |

Charla

Charla del 14 de abril de 1981

00:00 / 01:04

Charla ID:

1981.04.14.C

Título:

El poder del sistema y el antídoto contra el mundo

Duración:

0:33:34

Temas:

Female Icon Red.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon.png
9761203_hairdressing_kids_hair style_barbershop_boys_icon_edited_edited_edited.png

Palabras Clave:

Fecha Litúrgica:

Texto Bíblico:

Comentario:

Para uso interno por el estilo de hablar del Padre. El Padre empieza hablando de los comunicados del 23 de febrero del Golpe de Estado en España, de los que Tavi hizo una crónica muy graciosa. Hace referencia a un viaje de Burgos con D. Manuel donde la niebla era tan espesa que no veían nada. Habla también de un alto representante de una organización que fue llamado a Roma, y según él comunicaba, obedecía a la pura rutina. Y defendía que siempre estaban con la Constitución. Vosotros recordáis: "Nada hay nuevo bajo el sol". El Señor fue condenado por su pueblo y juzgado por el Sanedrín. Pilato estaba convencido de que Cristo era inocente. Pero la presión política hizo que se lavara las manos. Hablábamos esta mañana de esa actitud de ser unos vividores. Hay mucha gente que hace esto. Se descuida los detalles pequeños. Y al final acaba uno... No valdría la pena que siguiéramos así. Esta mañana hablábamos algunos ejemplos de incongruencias. Cuando uno ve esto, ¿cómo no va a nostalgiar al Señor? Necesitamos aire puro. Necesitamos revisar nuestra vida en plan individual y colectivo. Hacía mi oración sobre un versículo del Cantar, con una capacidad de análisis y síntesis. "Antes de que refresque el día, ven amado mío, como las gacelas..." Este conjuro, ante el peligro inminente del frío, es la llamada de la esposa al Esposo. "Quédate con nosotros..." decían los discípulos de Emaus. "Yo soy la luz y el que me sigue no anda en tinieblas". La esposa ama al Esposo. Nosotros no somos del mundo, aunque estemos en el mundo. Necesitamos respirar el aire puro y conjurar al Esposo. No me digáis que no os enseñado el Camino. Si no vivimos la mortificación, no amamos al Esposo. Son dos frentes: la oración, y luego la vida nuestra con el Señor. Esto es muy importante. Aquéllos que vais a recibir la vocación sacerdotal, tener en cuenta que para ser una congregación más, no vale la pena. En nuestra lucha, caben los fallos, pero luego hay que seguir en la lucha. Es parte del negocio. No desanimarse nunca. Y así nos enamoraremos del Señor. El Padre vuelve al comentario sobre los acontecimientos en España. No se que es peor, si ser malo o ser tonto. Los marxistas saben mentir, pero cuando nosotros mentimos, hacemos el ridículo. Menciona el libro de Alain Becanson sobre el leninismo, el cual estudia el paralelismo entre Maquiavelo y Lenin. Para Maquiavelo el Príncipe es aquel que miente descaradamente según su conveniencia para conseguir el Poder. Pero esto no tiene que ver nada con Lenin. Para Lenin, cuando los hechos desmienten la ideología, no es la ideología la que miente, sino los hechos. La verdad es la ideología marxista, no la adecuación de la mente a la realidad. Esto es diabólico. Yo soy la norma. El Diablo quiso ser Dios. Pondré mi trono por encima del trono del Altísimo. La tentación del Paraíso. Es la misma realidad del positivismo. Frente a esto, Cristo, "Yo soy la verdad". El Padre habla del Anticristo en la Biblia. "Cuando se sentare en el lugar santo y se haga adorar por todos..." El sistema en las checas, los gulags, y los hospitales siquiátricos es convencerlos desde dentro que los dirigentes marxistas son los poseedores de la verdad. Este mundo nada más que tiene un antídoto: tomarse seriamente a Cristo.

Comentario Técnico:

Buena calidad de sonido. Transcripción hecha con programa Notta.

bottom of page