bolnuevo2012 (2).jpg

Un Obispo en Solitario

Escrito por P. Alfonso Gálvez. Publicado en Escritos del P. Alfonso

 

El hecho de que un Obispo se atreva nada menos que a defender la Fe y se quede solo, sin nadie que le siga ni le defienda, es cosa ya vieja en la Iglesia. Y no ya que se quede solo, sino que además sea perseguido con saña hasta el exterminio, si fuera posible. La cosa incluso parece que ya se ha hecho tradición en la Iglesia. Desde San Atanasio, en el siglo IV, Obispo de Alejandría y campeón invencible en la lucha contra la herejía arriana, que sin embargo fue llevado a prisión y expulsado hasta cinco veces de su Sede, hasta hoy, la historia se repite.

En nuestros recientes tiempos, todo el mundo conoce el caso de Mons. Rogelio Livieres, Obispo de Ciudad del Este y cuya trayectoria y ejercicio de su Ministerio no vamos a especificar aquí por ser demasiado conocidos. La Conferencia Episcopal del Paraguay fue precisamente el dedo acusador del infeliz Prelado (la vida y milagros de los componentes de la tal Conferencia también son conocidos), señalándolo poco menos que como delincuente.

Con todo, hay algo en este asunto que aún llama más la atención. El Gobierno de la Prelatura del Opus Dei (el Obispo pertenece al Opus Dei) se apresuró a tomar distancias sobre la postura y las declaraciones del Obispo. Las cuales habían consistido en proclamar su actitud de obediencia y exhortar a sus seminaristas a que fueran fieles a la Tradición y se mantuvieran también en esa misma línea de obediencia.

 No podemos saber lo que pensaría el Fundador de la Obra si la contemplara tal como está en estos momentos..., pero podemos suponerlo. Algo que nació bajo tan felices auspicios, hasta el punto de suscitar el entusiasmo de Pío XII, ha descendido ahora a tal situación de servilismo y acercamiento a las Nuevas Doctrinas, que bien podría ser calificada como lastimosa y lamentable. En el mismo sentido, igualmente parece penosa la actitud del Cardenal Cipriani, Arzobispo de Lima y también miembro del Opus Dei. El cual, ante el terremoto recientemente suscitado en la Iglesia por los últimos resultados del Sínodo de la Familia, ante los que tan valientemente han protestado algunos Cardenales, Cipriani, sin embargo, bien conocido por su espíritu conservador y de fidelidad a la Iglesia, está manteniendo un pudoroso silencio. No tendría nada de particular que algunos pensaran que el Cardenal temiera que el Gobierno del Opus Dei también tomara distancias respecto a él; aunque es de esperar que no sea así, a fin de que muchos no tengamos que rectificar el buen juicio que hasta ahora manteníamos con respecto a su persona.

Y con esto llegamos al caso del Obispo de Alcalá, en España. Un gran Obispo, de quien me precio haberlo conocido personalmente y de quien puedo dar fe, por lo tanto, de su fidelidad a la Iglesia y de su grandeza de espíritu.

Pero ha cometido nada menos que el terrible delito de condenar el aborto como lo que es: crimen nefando, abominable ante Dios, condenado por la Iglesia y por cualquier hombre de buena voluntad..., e incluso pingüe negocio para muchos aprovechados. Con lo cual han ocurrido las dos cosas que eran de esperar:

La primera, que toda la jauría de defensores del aborto (aquí una interminable lista) han salido a devorarlo. Acerca de lo cual hemos de reconocer que, al fin y al cabo, están en lo suyo.

La segunda es más extraordinaria todavía, aunque es de reconocer que incluso era todavía más de esperar y además conforme a las costumbres: el silencio más absoluto de la Conferencia Episcopal Española: ¿Acaso es que también están en lo suyo?

Cuando nacieron las Conferencias Episcopales, como uno de los productos del Concilio Vaticano II, muchos alarmistas ya dijeron que no iban a servir sino para coartar la legítima autonomía de los Obispos, fundamentada en la misma Constitución divina de la Iglesia. Parece que el tiempo les ha dado en gran parte la razón, además de que rara vez, o nunca, han emitido documento alguno que dijera algo que valiera la pena. En la Iglesia universal, los fieles hace tiempo que ya se acostumbraron a pasar de ellas.

 En el caso concreto de la Conferencia Episcopal Española, he oído decir a algunos que no podía esperarse de ella nada en favor del Obispo de Alcalá: sería decir algo, y contravenir por lo tanto el voto de silencio que parece haber pronunciado desde su creación. Algunos, más atrevidos, incluso llegan a decir que debe tenerse en cuenta que, de una manera o de otra, directa o indirectamente, la Conferencia ha apoyado siempre al Partido Popular actualmente en el Gobierno de España, y responsable directo del homicidio (asesinato) de miles de niños españoles que nunca han nacido ni que tampoco nacerán; precisamente en un país que ostenta uno de los índices más bajos de natalidad del mundo.

En la Iglesia actual ---la Iglesia de la Apostasía--- se ha hecho cosa corriente que Obispos y Cardenales hagan caso omiso de las Leyes Divinas. Parece que, entre su mala memoria y en que generalmente ignoran la Palabra de Dios contenida en las Escrituras, han olvidado la sentencia inapelable de San Pablo: No os llaméis a engaño; de Dios nadie se ríe (Ga 6:7).

Los españoles participan del estado general de dormición que hoy domina en el mundo occidental. No se dan cuenta de que España, que hace tiempo que olvidó su acendrado y tradicional cristianismo, no solamente está a punto de desaparecer como Nación, sino de desmoronarse por completo y quedar sumergida en la ruina. O en algo peor: esclavizada y en el más fétido de los basureros.